Los sistemas de reconocimiento facial, ampliamente conocidos en otros países, están irrumpiendo en el mercado español y, con ellos, se empiezan a suscitar dudas en cuanto a su uso y limitaciones en relación con las garantías relativas a la protección de datos.