La Guardia Civil no justificó el recorte